Dra. María Paula Botta: ‘Sobre todo, el aborto es un problema de derechos’

Sesión de preguntas y respuestas con Dra. María Paula Botta, prestadora de servicios y promotora argentina

María Paula Botta es médica y prestadora de servicios de aborto en Rosario, Argentina. Promotora apasionada de la salud y los derechos sexuales y reproductivos, Botta es integrante de la Red de profesionales de la salud por el derecho a decidir. Ha participado en capacitaciones de Ipas sobre la atención integral del aborto (AIA) y ha realizado investigaciones sobre los servicios de AIA en Rosario. Botta participa activamente en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (Aborto Legal Ya), que en el año 2018 abogó a favor de la legalización del aborto a petición en Argentina.

En honor del Día Nacional de Agradecimiento a Prestadores de Servicios de Aborto el 10 de marzo, Ipas habló con Botta sobre su trabajo de promoción y defensa (advocacy) y qué la motiva a hablar a favor de los derechos sexuales y reproductivos en Argentina.

¿Qué te motiva a brindar atención a mujeres en situación de aborto en Argentina?

Recibí muchas mujeres en el hospital que ingresaban por abortos en curso o incompletos, a veces infectados, que terminaban con su vida. El aborto es un grave problema de salud pública y de justicia social, y al día de hoy continúa siendo la principal causa de muerte de personas gestantes, sobre todo de aquellas personas con menos recursos económicos y subjetivos.

Sobre todo, el aborto es un problema de derechos: del derecho de cada mujer a decidir sobre su cuerpo. Una mujer que desea una interrupción del embarazo, la va a realizar. Lo que está en juego es si lo hará poniendo en riesgo su vida y su bienestar, o si los servicios de salud comenzarán a brindar atención de alta calidad que garantice el derecho a la salud y a decidir.

¿Qué te anima a abogar y usar tu voz a favor de los derechos sexuales y reproductivos en Argentina?

Soy parte de un colectivo de profesionales —la Red de profesionales de la salud por el derecho a decidir— que está conformada por más de 1000 trabajadores de salud que trabajan para garantizar la interrupción legal del embarazo (ILE) dentro del marco jurídico vigente en Argentina. Hemos creado una red de acompañamiento para la interrupción legal del embarazo en Argentina. Hemos logrado no sentirnos “solas” en esta práctica.

En el año 2018 hablamos en el Congreso Nacional de Argentina para solicitar la legalización del aborto a petición. Nuestras presentaciones, basadas en nuestra práctica diaria, demuestran que la estigmatización jurídica y simbólica del aborto genera más muertes y hace que las personas gestantes sean más vulnerables. Necesitamos políticas públicas que garanticen el más alto nivel de salud para toda la población.

¿Qué opinas sobre el estado de DSyR y SSR en Argentina?

Desde el año 2002, Argentina cuenta con un Programa de salud sexual y procreación responsable. Este programa ha intentado aumentar el acceso a la educación sexual y a los métodos anticonceptivos, así como disminuir las muertes por aborto. Sin embargo, aún falta mucho por hacer. Solo nueve provincias (de 23) adhieren al protocolo de atención a las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo, por lo cual las mujeres quedan expuestas según el territorio donde habitan.

La provincia de Santa Fe, donde yo trabajo, fue pionera en la implementación de políticas en salud sexual, reproductiva y no reproductiva, y logró aumentar el acceso de toda la población a métodos anticonceptivos modernos. Además, fue la primera provincia del país que comenzó la producción pública de misoprostol e incorporó la técnica de aspiración manual endouterina (AMEU) en muchos de sus servicios de salud. Estas políticas producen resultados, como en Rosario, donde no han ocurrido muertes de personas gestantes en los últimos seis años.

¿Podrías compartir un poco sobre Las Socorristas? (Botta actúa como un recurso para la red.)

Las Socorristas (“personal de primera intervención”) es una red de activistas, colectivas y grupos feministas que empezó a delinearse en el año 2009 y se unió al amplio movimiento de mujeres a favor de nuevas agendas políticas. Desempeñó un papel prominente en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina, la cual presentó al Congreso Nacional el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo en el año 2018.

El grupo utiliza una línea telefónica para asesorar y acompañar a aquellas mujeres que quieren abortar. Las Socorristas ayudan a las mujeres a decidir cómo y dónde abortar, y cómo usar misoprostol de manera segura. Los acompañamientos se basan en las decisiones de las mujeres, respetando cómo quieren vivir sus abortos. Algunas no quieren pasar por el sistema de salud, por miedo, desconocimiento, malas experiencias, etc. En estos casos, las socorristas las asesoran en cómo realizar un aborto seguro con pastillas. Las Socorristas también trabajan con médicos/as generales para disminuir las barreras que enfrentan las personas para acceder a los servicios de ILE.

A medida que se implementan más políticas públicas con perspectiva de género y de derechos—y que se mejora el acceso a la ILE dentro del sistema de salud pública—menos necesidad hay de organizaciones como Las Socorristas para garantizar abortos seguros. Hoy en día, la mayoría de las mujeres prefiere ingresar al sistema de salud y que su experiencia de aborto quede enmarcada en un acto médico legal, sobre todo por que les da acceso a los medicamentos de manera gratuita, que de lo contrario implicaría un alto costo. Sin embargo, siempre existirá un pool de mujeres que eligen un aborto autónomo, sin intervención médica, y para ello el rol de Las Socorristas es muy importante.

Stay informed and inspired with updates on how we’re working globally to improve access to safe abortion and contraception. Learn more